Esta serie es un ejercicio único de exploración visual en la que una sencilla estructura geométrica es transformada en un sin número de variaciones que la modifican sin que pierda la configuración de sus componentes iniciales. El resultado es una extensa serie de juegos de equilibrio visual cuya expresión se somete a las reglas de una estructura y cuyo objetivo es conducir la variación hasta el límite de la manifestación de sus posibilidades. Se trata del estudio detallado de una estructura que debe ser visto como un proceso de conocimiento no sólo estético sino epistemológico. La belleza que emana del conjunto es producto de la verdad que establece el juego, una verdad basada en el estudio metódico de los límites de la posibilidad. Su lectura es doble: en un primer momento, cada imagen ensaya una variación que muestra el resultado individual de su propósito; en un segundo momento el conjunto de las posibilidades esboza un método de conocimiento sobre la variación y la diversidad.

Este método se lleva a cabo en distintos niveles: la variación puede operar en las líneas (multiplicación, repetición, sustracción, expansión, difuminación, corte, ensanchamiento, cambio de color, etc.) y en los espacios entre líneas (sombreado, vacío, segmentado, coloreado, rellenado); así, poco a poco la variación va interviniendo en la estructura misma tanto multiplicándola e invirtiéndola, como dividiéndola, en series secuenciales de variaciones o en fragmentos que aproximan la mirada a los detalles de la alteración. Cada pieza es, en efecto, la respuesta a la pregunta: “qué pasa si…?” La serie reproduce, en el universo controlado de la geometría, el proceso de diseño que la naturaleza despliega en la formación del mundo, con sus variaciones incesantes, sus apogeos -algunos de gran belleza- y sus ensayos fallidos, como una alegoría de la libertad creativa ceñida dentro de una limitación estructural.

El conjunto de las transformaciones de la estructura de Terrazas, está conformado por un grupo de obras bastante amplio (cerca de doscientas), distintas en técnica y tamaño, de las cuales mostramos aquí una selección dividida en cinco configuraciones estructurales: Cosmos, Nueve círculos, Diagonales, Retícula y Código de barras, que fueron trabajadas durante diez años (1970-1980) explorando desde la búsqueda del equilibrio cromático hasta la pura forma sin color, desde la repetición más intensa de sus elementos hasta su más mínima expresión, cuando casi desaparece. Las técnicas son muy variadas y abarcan el dibujo en distintos materiales (lápiz, tinta, plumón, crayón, pastel), la serigrafía, el acrílico y el óleo.

El momento de mayor intensidad en las variaciones de técnica se alcanzó durante el paso de la línea dibujada o pintada a la hebra de lana de colores y del papel o la tela a la tabla con cera de Campeche, de la mano a la idea. Y este salto cualitativo influyó en el resto de la serie, que a partir de entonces se haría toda con esta técnica.

La totalidad de la serie Posibilidades de una estructura es, al igual que el hombre y el cosmos, siempre uno y siempre otro distinto. La serie ha sido expuesta desde los años setenta en numerosas instituciones de México, los Estados Unidos, Europa y Sudamérica.